La fotografía, para dejar salir las emociones y convertirlas en historias